sábado, 27 de septiembre de 2008

Otros Tiempos

Regreso a casa como de costumbre
Con las luces y el frío infiel de la media noche.
Después de vagar por las avenidas rodeadas de espejos
Buscando en las calles, los bares y cines
Lo que no se encuentra, encerrado como un niño taimado
En la habitación del sueño tardío
Sabiendo que la vida está en otra parte,
Reconociendo que aquí tampoco puede estar.
¿Donde diablos esta la vida por venir?
O quizás paso por el lado mío sin poder notar su presencia
Sin saber que la esperaba medio dormido;
Sentado en él ultimo bar de la plaza.
Busco entre esos lugares ese amor no perverso
Del que huí hace tantos años
Creo que uno olvida soñar aquello
Que suele ser importante.
El éxito, la vanguardia la celebración del héroe temprano
La certeza de ser un pequeño genio
Un artista de la palabra y la imagen
Artífice de teorías y sueños dogmáticos
Me arrebataron de los bolsillos
El sueño de los placeres cotidianos.
Frente a una puerta de madera olvide mi sentido
Descubrí en los aplausos y las persecuciones
Las otras formas del ser.
Comprendí la verdadera trascendencia
Cuando el tren de las partidas
Llevaba demasiado tiempo alejado de la estación de Trumag.
Me esforcé en ser el otro
El pequeño genio de una de una ciudad rodeada de espejos.
Pero uno pierde el sentido frente al umbral del espíritu.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Segui asi en esa manera de expresión, que es todo , que dice todo...........porque asi sos vos
Non_Non sep 08

Jose Victor dijo...

chido, una narracion mas de afuera que de dentro, wen viraje