viernes, 8 de febrero de 2008

Entre Dios y Tus Piernas


Me hablo del amor de dios y otras cosas
De su visión del paraíso y de lo demonios
Que esperaban a almas perdidas como la mía
Pensaba que su dios la salvaría de todo
Y que condenaría mi alma y mi existencia
Me hablo del cáncer ateo y de mis letras
Que los borrachos y los perdidos de mis cuentos
Eran solo vestigios de mi alma miserable
Mientras se persignaba con sus manos

Me hablo de lo miserable de mi vida
Al ver el vaso de vodka y los cigarrillos de mi mesa
En ese restaurante al medio día
Maldijo mi presencia y mi mirada
No entendía en sus paraísos
Que existiera un escribidor maldito y miserable
Como yo menos en frente de sus ojos
Bebiendo y fumando de esa forma

Me hablo de los pecados de la carne
Y de lo miserable y asqueroso de la fornicación
Me dijo que estaba perdido por mis letras
Que lo pornográfico de mis escritos me condenaría
Al peor de los infiernos

Me dijo que me vería arder en el peor de los infiernos
Por mi mirada descarnada y mis letras asquerosas
Me dijo que ardería en el peor de los fuegos de Satanás
Mientras yo solo pensaba en arder de pasión y de locura
Perdiendo el resto de alma que guardaba
Inmerso en los paraísos que escondía
En medio de sus pechos y sus piernas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buen relato....de verdad te pasó eso?.....Sabes me gusta mucho la forma como escribes, de verdad.....

Saludos,

María José

Ahhh...y gracias por visitar mi blog...aunque como ya sabrás la violencia no es solo un mal beneficio Latinoamericano....es un mal mundial....lamentablemente.

Nacho Epuñan dijo...

Amigo Escritor Maldito.

Debo serte franco porque no soy condescendiente con nadie.

me gustó el texto; sin embargo me confundo en tus opresiones, tus condenas. ¿Quièn te condena?
¿es Dios, o el Dios Católico?; debes saber amigo que si le pones apellido a Dios pierde su escencia, Dios no se conflagra, Dios no es Católico, Dios no tiene religiones, y Dios es todo, También es lo malo, también es Satanas, Dios eres tú.
Mi pregunta es....
si Dios etes tú.
¿Porquè te condenas?

Liberate y libera tus sensaciones, ama el sexo, las palabras, los cigarrilos y las conversaciones, tienes tu derecho, tienes el universo; tienes la fuerza. Te falta abandonarte.

Desaprendete, olvidate de lo que te enseñaron, y reaprende.

Un abrazo desde Santiago

De paso Difundo mi blog
Suerte.
http://cinemanimalito.blogspot.com

Te agregaré a mis link para que más gente llegue a ti y a tu deliciosa escritura maldita.